Amigo ready to dictate pages 107-128

Capítulo 9
.107. JUAN B. GUERRERO A.
Pedrito había salido a la
enorme parte trasera de la casa y por primera vez se había dedicado
a examinarlo todo en el patio de la casa de sus “tías primas”.
Su sorpresa mayor fue la de encontrarse con un enorme árbol
de Flamboyán que estaba plantado en una esquina del patio de
la casa de la tía Rosario. No lo podía creer, aunque de sus labios
brotó una sonrisa que atestiguaba el agradecimiento de haber
podido encontrar en el patio, a su lado, al amigo que había dejado
atrás, en Las Cinco Esquinas.
Se acercó al árbol, como si se acercara a un ser humano.
Avanzó con cuidado entre las grandes raíces que brotaban de
la tierra y que sostenían al enorme árbol. Lo hizo lentamente
como creyendo que pisarlas hubiera podido producir dolor a la
enorme planta. Se arrimó tan cerca como pudo y trató de darle
un abrazo que no pudo ser completo. Sus dos pequeños
brazos no eran lo suficientemente largos y fuertes como para

Se arrimo tan cerca como pudo [move or bring closer]

Brotar=break out, sprout, bud, come out, spring up; tears [well up]

Atestiguar=witness, testify, give evidence of, attest, vouch for

.108. JUAN B. GUERRERO A.
poder envolver completamente al enorme tronco que componía
la parte más baja de su amigo Flamboyán. Por la gran altura
del tamaño de las raíces que brotaban, se podría decir que el
árbol había sido plantado allí, al final del enorme patio, hacía más
de cincuenta o sesenta años. Quizás ya estaba ahí cuando la casa
de doña Rosario fue construida. Su altura sobrepasaba por muchos
metros, el techo inclinado de zinc de dos aguas que cubría
la casa de la tía Rosario. El mismo parecía el techo de una cabaña
de los Alpes Suizos, una “V” boca abajo, formando un ángulo,
pero con más inclinación, quizás de 60 grados aproximadamente.
La enorme sombra del árbol había tronchado la posibilidad
de que algunas otras plantas pudieran sobrevivir a su lado,
bajo su sombra, a no sea que fueran plantas de sombra.
Pedrito, como lo había hecho con Flambo en la capital, trató
de comunicarse con la enorme planta pronunciando ingenuamente
algunas palabras para supuestamente darse a conocer,
—¡Yo soy Pedrito!... Y yo sé tu nombre. Tú te llamas
“Flambo.” ¿Verdad que sí?
Encontró la respuesta a cada una de sus preguntas en la
interioridad silente de la mente. Allí no había nada que le cuestionara.
Estaba convencido de que esa mañana su gran amigo
Flambo reaparecía para seguir siendo el compañero inseparable
que había conocido en el patio del hoy viejo apartamento de Las
Cinco Esquinas de la entonces Ciudad Trujillo.
Derrochando uso de su imaginación, el niño continuaba
hablando con la gigantesca planta como si pudiera percibir en
la misma una alma interna que le permitía comunicarse directamente
a su mente,
—Tú tienes un hermano en el barrio donde nací. Él vive en
la misma casa donde vive mi hermanito Felito y mis hermanos
grandes con mi mamá… —Pensó por algunos segundos y añadió,

Darse a conocer=to make oneself known

La sombra habia tronchado la posibilidad=cut short, dash

Ingenuamente= naïvely; ingenuously

Derrochando uso de su imaginacion=squander, waste

MI AMIGO EL FRAMBOYÁN .109.
—¿Y tú, tienes papá? —Le hizo la pregunta con ojos de
imaginación haciendo un ligero movimiento de la cabeza hacia
el lado derecho y descansándola en el hombro…
Sin querer esperar una respuesta de su amigo Flambo, el
niño entró a la habitación de doña Rosario quien había sido
conducida de nuevo al baño por la fiel empleada Carmela.
La inocencia del niño todavía le impedía conocer la verdadera
situación de salud de su tía Rosario. En sus pensamientos se
hacía la pregunta, una y otra vez, de por qué la tía pasaba tanto
tiempo durmiendo en la habitación, en la cual un aire frío impregnado
de un fuerte olor a flores frescas de funeraria, llenaba
el ambiente. La habitación estaba amueblada con una cama de
tamaño matrimonial cubierta con sábanas rosadas y varias almohadas.
En la misma podían caber perfectamente dos personas,
pero debido a la enfermedad de la doña, su marido, don Rondón
tenía que dormir en otro lugar.
La cama tenía una mesita de noche a cada lado. Encima
de una ellas había una vieja lámpara de gas con la mecha
quemada por el constate uso y con el cristal ennegrecido por
el tizne que se desprendía de la mecha encendida. La lámpara
descansaba encima de una especie de cofre hecho de madera
y en parte forrado de guano. A su alrededor se veían
varias tazas en las que aparentemente, días atrás habían traído
té o café para la señora o algún visitante. En la otra mesita,
por el contrario, había una especie de botiquín blanco
con una cruz roja en la parte central de la tapa, que con el
paso de los años ya empezaba a desaparecer. En su interior se
encontraba un sin número de recetas y medicinas que para
uso de la doña eran guardadas celosamente. Al lado de este
había manual de catecismo, que por sus hojas amarillentas
desteñidas, había sido usado asiduamente.

La mecha=wick

Sabanas rosadas [pink]

Ennegrecido por el tizne [soot] que se desprenia [come off] de

Forrado de guano=[bolsa]

Por sus hojas amarillentas destinidas. Destinar=destine, intend, assign, appoint

.110. JUAN B. GUERRERO A.
En el lado del frente debajo de la cama se trataba de disimular
que habían dos escupideras, una blanca con diseños florales
incrustados en el esmalte, y otra de color rosado que por el
continuo uso habían perdido su dignidad. Además había otro
contenedor que tenía la forma de un pico grande y alargado de
un pato, y que se usaba para hacer necesidades urinarias.
Cerca de la cama había también una mecedora grande de
caoba donde, cuando podía hacerlo, se sentaba de vez en cuando
la señora, especialmente cuando se cansaba de estar acostada
y podía levantarse de la cama ayudada por alguien, cosa que se
hacía más difícil cada día por la incapacidad de poder apoyar los
pies en el piso. Detrás de la mecedora había un armario inmenso
hecho de caoba que guardaba la ropa personal de la señora,
pero además contenía las ropas de cama, sábanas, almohadas,
fundas y otras piezas que se usaban para tender la cama de la
enferma.
Una coqueta de caoba con un espejo en el centro y gavetas
a los lados contenía un juego de cepillos de cabeza, peines y peinetas
de la señora. Un paquete recién abierto de pinchos negros
se escondía detrás de una caja de polvo Pond’s perfumado. Se
podía ver también una brillantina “Para Mi”, y una “sudorina”
Estrella Azul. Varias sillas que eran usadas por los amigos que de
vez en cuando llegaban a visitar a doña Rosario completaban
parte del mobiliario del recibimiento en la habitación.
Del techo bajaba un bombillo hasta la mitad de la altura
del mismo y sostenido por un alambre forrado de una especie
de tela para disimularlo; el bombillo tenía a un lado una cadenita
que tirándolo prendía y apagaba el mismo.
A un extremo de la habitación había un “catre” que hacía
las veces de cama, donde aparentemente dormía Carmela, quien
estaba encargada de medicar a la señora toda la noche, o

Usar para tender la cama [make the bed] de la enferma
Escupidera=chamberpot
Incrustados [embedded] en el esmalte [enamel]
Pico [spout] grande y alargado [elongated] de un pato
Pincho=hatpin
Brillantina=hair cream, brillantine
*Sudorina=
Bombillo=light bulb
Alambre=alambre forrado covered wire

MI AMIGO EL FRAMBOYÁN .111.
responder a cualquier necesidad de la misma. Debajo de ese
catre podía verse una maleta mediana hecha de hoja de lata,
pintada de color rojo con una toalla de color verde colocada
encima de la misma.
La habitación estaba ubicada en el fondo de la casa, al lado
Este de la misma. El cuarto daba al patio y por su ubicación era
la más fresca de todas, por eso pusieron a la doña en la misma,
ya que allí pasaba todo el día y su ubicación aseguraba frescura.
Además de esto, las ramas del gran árbol de Flamboyán
protegían y daban todavía más sombra a la habitación de la doña.
En realidad toda la casa se mantenía fresca con la enorme sombra
provista por el hermoso árbol con las flores color rojo anaranjado
que cada verano colgaban de sus ramas y adornaban el
patio durante la mayor parte del tiempo de esa estación. La entrada
de la luz a la habitación era controlada por dos ventanas
cubiertas con cortinas que colgaban de la parte suprior de las
mismas y llegaban hasta el piso. Aparentemente la persona encargada
de limpiar la habitación trataba de combinar los colores
de los paños de las cortinas con los colores de las sábanas que se
cambiaban inter-diariamente, aparte de la limpieza general que
se llevaba a cabo una vez a la semana.
Pedrito estaba todavía en la habitación observándolo todo.
La señora salió del baño ayudada por Carmela y una de sus hijas;
y a paso lento se dirigió a la cama, donde el niño estaba sentado
descansando.
—¡Hola Pedrito! —Le dijo su tía Rosario, quien levantando
los brazos dejaba ver un color verdoso reflejado en su cara.
La enjutez era obvia en todas sus extremidades.
Pedrito se acercó y ella le dio un beso y un abrazo, los cuales
fueron correspondidos por el niño, quien a la vez trató de ayudar
a Carmela a quitarle las pantuflas rosadas que llevaba su tía y

Paños [cloth, material] de las cortinas

Hoja de lata=tin plate

La enjutez=dryness, aridity

Frescura=freshness, coolness

Fresca=cool

Color verdoso=greenish



.112. JUAN B. GUERRERO A.
que apenas y con dificultad podían ajustarse a los desfigurados
pies de doña Rosario.
Pedrito observaba cuando se movían las manos de su tía,
y empujado por su inocencia le recalcó en tono amoroso y
respetuoso,
—¡Tía! ¡Tía! ¡Tienes los dedos doblados! —Y a la vez que
trataba de alcanzarlos para darle masaje, tiernamente le preguntaba,
aun cuando sentía el hermetismo de la tía:
—¿Qué te pasa tía? ¿Te duelen?
—¡No pasa nada, sobrino! —Aceptando que la pregunta
venía de un niño, movía la cabeza en señal de resignación... ¡No
pasa nada, hijo! —Sólo me duelen un poco. Eso es todo. —Le
respondió.
Doña Rosario trató de cambiar la conversación y escondiendo
con esfuerzos las manos en los bolsillos de la bata rosada
que llevaba, le preguntó acerca de sus hermanas. Hablaron de
todo, de su mamá, de sus hermanas y de sus hermanos. Pedrito
le contó la historia de todo el que vivía y se movía en su casa de la
capital.
Para el niño, las horas se habían convertido en todo un día
de exploración: había recorrido la casa por dentro y por fuera.
Además se había encargado de conocer cuidadosamente a cada
persona que habita el hogar de su tía Rosario. Se había acostado
satisfecho de todo lo que había aprendido…
Al día siguiente, todas las muchachas, Carmita, Mirta y Margó,
llegaron y se dirigieron directamente a la habitación de doña
Rosario.
—¡Mamá! Carmita quiere decirte algo. –Le dijo Mirta.
—Dime, Carmita. ¿Qué es? ¿Sucede algo malo?
—No mamá, no pasa nada malo. Es que hoy se me declaró
mi amigo Vicente.

Le recalco [stress, emphasize] en tono amoroso

Sentia el hermetismo de la tia=silence, reserve, hesitation, reluctance

MI AMIGO EL FRAMBOYÁN .113.
—¿Vicente?
—Sí, el hijo de don Bolívar. ¿No te acuerdas de él?
—¡Ah…! Pero, ¿No es el muchacho que está estudiando
medicina en la capital?
—Sí, mamá, es el mismo. Y quiere venir a visitarnos a fin de
mes; me parece que el último domingo.
—¡Qué bueno, hija!… ¡Me alegro mucho! Parece un muchacho
muy decente. Y su familia es muy buena.
—¡Me alegro por ti!
La buena noticia no había tomado de sorpresa a sus hermanas,
ya que todas hasta habían salido con ellos, claro sin que sus
padres lo supieran. Desde ese momento la vida de Carmita no
fue la misma; pasaba el tiempo soñando sobre cómo vestir, cómo
comer, y hasta sobre cómo hablar. Sus emociones le hicieron hasta
definir sus colores preferidos. Parecería que el amor había llegado
a su vida. Le tocó la puerta de su corazón y ella se la abrió de
par en par, era todo lo que había que agregarle a su belleza.
Pasaron los días y llegó el domingo esperado. Eran las cuatro
de la tarde. Y todos se habían puesto la mejor ropa en la casa
de la doña para recibir a Vicente, el novio de Carmita quien
llegaría cerca de las siete y media de la noche. Todos se habían
preparado para celebrar un evento: la visita del novio de Carmita.
Milagrosamente doña Rosario pudo sentarse en su mecedora,
aunque con grandes esfuerzos, y Pedrito pasaba la mayor
parte del tiempo con ella en la habitación. La felicidad que había
invadido a cada miembro de la familia hacía que estuvieran
atentos, e invadidos de una gran expectativa ante la anunciada
llegada del novio.
—¡Carmela! –Dijo la doña.
—Creo que hay que preparar algún refresco y además algo
para brindar esta noche; ¿No crees?

Abrir de par en par=wide open

.114. JUAN B. GUERRERO A.
—Sí, doñita. —Contestó Carmela mientras se dirigía a la
cocina.
Arribó la hora esperada y Carmita estaba más bonita que
nunca. Vicente entró a la sala y saludó a todo el mundo. Carmita
le presentó a sus hermanas, como si no lo conocieran, y a su
papá. Mientras esto pasaba, Pedrito llegó corriendo a la reunión
de bienvenida. Y con inocencia infantil le preguntó al visitante,
—¿Tú eres Vicente, verdad?
—Sí, me llamo Vicente y tú,
—¿Cómo te llamas?
—Me llamo Pedrito... Y Carmita es mi tía.
—¡Qué bueno! ¡Me alegro mucho! —Respondió Vicente.
—Me dicen que estás de vacaciones, y que te vas a quedar
un tiempo por aquí.
—¿Te gustaría ir al parque con nosotros uno de estos días?
Movió la cabeza en señal de aprobación, pero sin responder
nada el niño agregó,
—¿Quieres conocer a mi tía Rosario? —¡Ven, yo te llevo…
Carmita acompañó a Vicente quien era guiado de la mano
por Pedrito a la habitación de la doña.
—¡Buenas noche doña! Soy Vicente, para servirle. En verdad
soy Vicente Escudero, para ser más exacto.
—Me da mucho gusto conocerte, Vicente! ¡Aunque creo
que ya te había visto por ahí!
—Si señora, ya nos habíamos visto en el mercado. Y me
recuerdo que una vez nos fuimos a la capital, hace mucho, en el
mismo carro. Ese que maneja El Gallo.
—¡Claro que sí! Ya me acuerdo. Además, siempre viajamos
con él.
El intercambio de impresiones inundó la tarde, la cual se
vistió de risas, buenos deseos y hermosas esperanzas. ¡Ese fue un

Inundar=Flood, swamp, overwhelm, inundate

MI AMIGO EL FRAMBOYÁN .115.
día muy especial para todos! Hacía mucho tiempo que con la
enfermedad de doña Rosario el ánimo de celebración se había
opacado. Pero como por fin Carmita tenía formalmente novio,
las cosas se tornaron más alegres. Vicente Habló con don Rondón
y doña Rosario para que le permitiera visitar a su hija en la
casa. Toda la familia accedió con mucho gusto. Hasta cierto punto
esto era como la contestación a la oración de doña Rosario quien
sentía preocupación de morir sin ver a sus hijas más jóvenes casadas.
Aunque Mirta había fracasado en su matrimonio y había vuelto a la
casa, sin embargo pensaba que era mejor que estuviera sola que mal
acompañada. De todas maneras algo de felicidad acompañó la visita
de Vicente a la familia. Resultó ser un día inolvidable.
Los días pasaban y Pedrito se compenetraba cada día más
con la familia y sus amigos. Todos llegaron a quererlo y a admirar
su nivel de inteligencia. Habían descubierto que era un niño
muy diferente a los demás de su edad. Casi siempre lo encontraban
hojeando cualquier libro o revista que encontraba en la casa.
Su cuarto parecía una pequeña biblioteca. El muchacho no
perdía tiempo haciendo otra cosa, sino hojear libros. Muchas
veces, aprovechando que Vicente visitaba a su novia Carmita,
tomada los libros de texto de Vicente y trataba de interpretar,
como si hubiera podido, toda la información que contenían.
Las invitaciones llegaban por montones, sin embargo el niño
prefería quedarse en la casa cerca de su tía hojeando cualquier
material escrito. Doña Rosario y su esposo, cada vez más dependían
de la presencia del sobrino. Todos le decían que era el
angelito inteligente, porque donde quiera daba amor y mostraba
obediencia a las reglas impuestas por sus tíos, que llegaron
a quererlo muchísimo, como si hubiera sido un verdadero
hijo. Era considerado el varoncito que no habían podido tener
después de haber procreado tres mujeres.

Llegar por montones=loads of, lots of

El animo se habia opacado=lost its shine, gotten dull

La familia accedio con much gusto=agree

Pedrito se compenetraba cada dia mas=understand one another, identify with

Hojear un libro=skim, leaf through, turn the pages,

.116. JUAN B. GUERRERO A.
Las muchachas, por otro lado dependían cada vez más de
la compañía del sobrinito para recibir el permiso cuando deseaban
salir con sus enamorados. Pedrito se convirtió en el chaperón
deseado de sus tías. Habían descubierto que si él no iba a los
sitios con ellas, o no lo invitaban, nadie tenía permiso de doña
Rosario para salir…



MI AMIGO EL FRAMBOYÁN .117.
Capítulo 10
Don Pedro todavía se
encontraba sentado en la cama del hospital en los EUA. No acababa
de reponerse del leve ataque al corazón que le había provocado
el desmayo. No había podido levantar la cabeza que la
sujetaba entre las piernas mientras seguía dándole mente a su
viaje hacia el pasado que seguía experimentando…
No se le olvidaba, con cara de sonrisa, de aquel domingo en
que todas sus tías habían decidido ir al río y no tenían la más
mínima intención de llevarlo. Cuando el niño pidió que lo llevaran,
todas dijeron que no al mismo tiempo. De inmediato Pedrito
fue a la habitación de su tía Rosario y le dijo que quería ir al
río con las muchachas, pero que ellas no querían llevarlo. Su tía,
un poco incómoda, como queriendo pagar favores al buen comportamiento
del niño, llamó a las hijas y les dijo que por favor se
llevaran a Pedrito, o nadie iba a ir al río. Claro, con ese ultimátum,
no lo pensaron mucho y agarraron las manos del niño y lo

Reponerse de su ataque del Corazon=recover from, get over

.118. JUAN B. GUERRERO A.
llevaron de compañero al río, aunque algunas iban expresando
que no iban al río a cuidar muchachos, incluyendo al sobrino
Pedrito.
A Pedrito no le importaba nada, solo quería que lo tomaran
en cuenta. Para él ese fue uno de los paseos que más disfrutó
durante su estadía en la casa de su tía Rosario. Se acuerda
que después que llegaron al río todos buscaban jugar con él.
Lo cargaban “a caballito”, lo animaban a echar carreras, lo llevaban
a caminar y lo animaban a entrar al agua. Sin embargo,
no se les olvidaba las enormes piedras, algunas peligrosamente
situadas, que adornaban tan acogedor y hermoso lugar en el
río Chavón. Había corrientes de agua que salían de diferentes
puntos e iban cayendo hacia el centro, como catarata que saltaba
de una montaña de piedra a otra a la misma velocidad de
las corrientes de aguas del río. Vicente, el novio de Carmita lo
cargó a caballito y se lo llevó al mismo centro del río a donde
había una enorme piedra seguida de un charco de aguas tan
limpias y transparentes que se podía distinguir la más mínima
cosa que habitaba el fondo del río. Como caía un enorme
chorro de agua, ese era el lugar preferido de los muchachos
que les gustaba tirarse a nadar. Don Pedro no había podido
olvidar ese día de tanta diversión sana en el río Chavón junto a
las tías y amigos que había llegado querer tanto en tan pocos
día”.
Esa tarde al regresar a la casa el niño no podía parar de
contarle a su tía, quien encontraba en la conversación del niño
los únicos momentos de esparcimiento, cuánto se había divertido.
El cansancio era grande y habló tanto que se quedó rendido
en la cama junto a los pies de su tía. Carmela tuvo que
llevarlo cargado a su cama, desvestirlo y ponerle las pijamas
todavía durmiendo.

Un charco de aguas=puddle of water, pool of water
“Llevar a alguien a caballito”. Llevar a alguien colgado en las espaldas.

Momentos de esparcimiento=(descanso) relaxation, time off

MI AMIGO EL FRAMBOYÁN .119.
Los días de diversión se multiplicaban en medio de la familia.
El compromiso de Vicente con su tía Carmita, lo único que
trajo fue alegría. Las actividades sociales se multiplicaron en la
casa. Todos los amigos que llegaban de visita a la casa le traían un
regalito al sobrino de las muchachas. Los enamorados de Margó
se multiplicaban y de eso sacaba ventaja Pedrito. Hasta Mirta
confesó que tenía algunos enamorados, un poquito pasados de
años, pero que podrían ser muy buenos galanes. Ella no tuvo
tiempo de procrear en el corto período de su fallido matrimonio,
y los años se le venían encima anhelando tener un hijo, pero
desafortunadamente se había quedado sin esposo.

Podria ser muy buenos galanes=handsome fellow, gallant, beau, suitor

.120. JUAN B. GUERRERO A.
MI AMIGO EL FRAMBOYÁN .121.
Capítulo 11
Pero no todo era alegría
y diversión para el niño en medio de la familia. Por ejemplo,
recuerda ese día en el cual don Rondón había salido temprano,
como cada lunes, para ir al mercado agrícola a comprar mercancía
para reabastecer sus negocios durante la semana. Era alrededor
del medio día cuando se oyó una voz que insistentemente
gritaba,
—¡Mataron a don Rondón! ¡Mataron a don Rondón!
Pedrito recuerda que estaba en el patio jugando con carritos
que había hecho con pedazos de madera y ruedas de jabilla.
Los gritos detuvieron su conversación imaginaria con Flambo,
su amigo imaginario e inseparable. Salió corriendo hacia la calle
usando el portón del patio y se encaminó hacia el mercado que
estaba cerca de la casa. Al llegar cerca del lugar vio como dos
personas sostenían a don Rondón por los brazos llevándolo hacia
un vehículo para irse camino al hospital. Su tío llevaba una

Con ruedas de javilla

Los gritos detuvieron su conversacion=stop, delay

El porton del patio=large door

Patio=[de casa] courtyard; [de escuela] playground

.122. JUAN B. GUERRERO A.
camisa blanca que se había teñido con el chorro de sangre que
todavía brotaba de la parte superior trasera de la cabeza… Espesas
hebras de sangre corrían desde el hueco de la cabeza bajando
hasta los bolsillos traseros de los pantalones. Tuvieron que
sacarle la cartera ensangrentada y el pañuelo empapado del
líquido rojo. Los que lo llevaban trataban de cubrirle la cabeza
con pedazos de tela de la misma camisa que llevaba. Pedrito, con
miedo reflejado en su cara, miraba a distancia desde una esquina
el drama en que estaba envuelto su tío Rondón. Con los ojos
medio aguados, pero abiertos, notó que llegaron varias personas
más, algunas de las cuales habían visitado anteriormente la casa de
su tía Rosario: Vicente, don Victorio y otros amigos que había
visto reunidos conversando en la casa a altas horas de la noche.
En la casa nadie se había dado cuenta de que Pedrito había
salido. Pero al oír la voz que gritaba en frente de la casa, otros
también habían salido corriendo. Una de sus tías, Mirta, estaba
preparando la mesa para servir la comida y salió huyendo hacia
el mercado, lugar a donde le informaron dónde se habían llevado
a su papá. Allí encontró a Pedrito y lo mandó de vuelta a la
casa. Como el lugar estaba cerca, Mirta no tardó ni veinte minutos
en regresar para comunicarle a su mamá que verdaderamente
alguien, supuestamente en un momento de discusión, le
había dado un martillazo a su papá, pero que parecía que no era
de muerte y se lo habían llevado al hospital.
—”Parece que le van a dar puntos en la cabeza” –dijo Mirta-
y me dicen que lo van despachar de una vez. Pero no te preocupes
Mami, Vicente y don Victorio están con él en el hospital.
—Mami, —continuó hablando Mirta— ¡había muchísima
sangre por todos lados del lugar! Los “chiguetes” de sangre
habían salpicado todos los muebles y el mostrador del lugar donde
papá estaba trabajando.

**Los chiguetes de sangre
Salpicar

Mostrador=counter

Ojos aguados=watery, tearful

Lo van a despachar de una vez [deal with, finish off, dispose of]

MI AMIGO EL FRAMBOYÁN .123.
«La descripción del derramamiento de sangre que, producto
del martillazo, Mirta compartía con su mamá no le inmutaba.
Doña Rosario estaba acostumbrada a ese tipo de noticia
en la vida de su esposo. No era la primera vez, decía repetidas
veces. La condición de salud de doña Rosario le había
impedido salir del cuarto cuando oyó el griterío, pero estuvo
consciente de la situación, y como que no le sorprendía absolutamente
nada».
—¡Hija, no sé cuantas veces he tenido que decirle a tu
papá que debe andar con cuidado en ese lugar! Hay mucha
gente envidiosa en esos negocios. Además, es lo mismo que le
digo al compadre Victorio: ¡Tengan cuidado… Hay que andar
con los ojos bien abiertos!
Como para no exponer al niño a lo que estaba hablando,
doña Rosario lo llamó y le dijo que se fuera al cuarto, y que no
saliera de nuevo a la calle. De esa manera el niño, un poco
asustado con todo lo que había visto en el mercado, no quiso
marcharse y se quedó con la doña en la habitación. Estaba un
poco nervioso y asustado con tanta corredera y gritos en los
alrededores.
Para la hora de la cena, don Rondón había regresado a la
casa. Tenía la parte superior de la cabeza cubierta de largos pedazos
de gaza, que como un turbante venido de la India de color
blanco, le apretaba toda la frente dando vuelta alrededor de
la cabeza. Le habían raspado más de la mitad del cuero cabelludo
para poderle dar cerca de quince puntos que eran necesarios
para cubrir el tremendo hoyo que le había causado el martillazo.
El contundente golpe con el pesado objeto hecho de hierro,
le había triturado parte de la caja encefálica. ¡Estaba vivo
de milagro! —Decían todos los que presenciaron el incidente.
—Papá, ¿Sabe quién le dio el golpe en la cabeza?

Lo que dijo Mirta a su mama no le inmutaba=did not perturb, bother her

Asustado con tanta corredera [stampede of people DR] y gritos

El contundente golpe=severe, forceful

Le habia triturado parte de la caja encefalica=crush

.124. JUAN B. GUERRERO A.
—Claro que sí, Margó. Pero no quiero hablar de eso ahora.
De todas maneras le agradezco mucho a mi compadre Vito
quien no permitió que me dieran otro martillazo. Creo que si él
no hubiera estado ahí me habrían matado, pero gracias a Dios
llegó a tiempo…
En la mente de don Rondón estaba bien fresco aquel día
en que casi pierde la vida cuando estaba reunido con el grupo
de amigos que se juntaban periódicamente para analizar la situación
política del país, que todavía sangraba bajo la dictadura
de Trujillo. Esa reunión tuvo como objetivo plantear de qué
manera se daría apoyo al movimiento de huelga que se llevaba a
cabo en los ingenios azucareros del este. Muy particularmente
se discutió la planeada huelga del ingenio en La Romana. Los
servicios de inteligencia oyeron acerca de la reunión, pero no
supieron dónde, específicamente, se iba a celebrar, así que invadieron
al mismo tiempo varios de los barrios del pueblo para ver
si daban con el grupo. Don Rondón recordaba que uno de los
compañeros al que llamaban Ducu, de apellido Ducutrey, había
salido huyendo de la reunión haciendo caso omiso a las recomendaciones
de Vito, y del grupo en general. Lo trágico fue que a los
tres días apareció una noticia en el Caribe informando que había
sido víctima de un asalto y que como consecuencia lo mataron al
ofrecer resistencia a los asaltantes. Claro, eso no se lo creía nadie.
Esas eran tácticas del régimen para evitar que el pueblo protestara.
Muy pocas almas se atrevían a tratar de hallar la verdad aunque
se tratara de algún familiar. Esa noche, recordaba don Rondón
perdió trágicamente a un gran amigo: Un joven luchador,
un anti trujillista al que todos le llamaban Ducu…
—Don Rondón no podía detener el dolor que todavía le
embargaba, y agregó con rostro compungido y reflejando una
gran tristeza:

Plantear de que manera=Suggest, outline, lay out, propose

Estar bien fresco en la mente=fresh

El dolor que todavia le embargaba [seize, overcome]

Agrego con rostro compungido=remorseful; contrite; (triste) sad; sorrowful;

MI AMIGO EL FRAMBOYÁN .125.
—¡Que en paz descanse! ¡Uno más que seguimos extrañando!
Las hijas no quisieron averiguar el origen del atentado, pues
creían que su papá casi había perdido la vida; pues su progenitor
se había salvado por cuestiones de milímetros. El martillazo
casi le llega al cerebro. Estas, sin embargo, ignoraban algunas
cosas en la vida de don Rondón. Aunque las malas lenguas comentaban
que la enfermedad de doña Rosario podía estar llevando
a don Rondón a buscarse una “querida” que supliera las
necesidades afectivas del mismo. De todas maneras se comentaba,
para los que desconocían las inquietudes políticas de don
Rondón, que parece que “hubo faldas” en el asunto. Algo que
las hijas no querían ventilar, puesto que pensaban que su mamá
tenía algunas ideas al respecto, y si ella no lo mencionaba entonces
era mejor dejarlo todo en silencio. El pasado de su padre, era
guardado cuidadosamente, incluso por doña Rosario, quien
nunca cuestionaba sus “andanzas” porque sospechaba que tenía
cierto sabor político. Se había enterado de que el mismo se había
sentido atraído por una joven compañera del grupo que se
reunía a reflexionar sobre la situación social del país. Nada de
esto, sin embargo, impidió que las hijas mostraran su amor hacia
su padre de tal manera que Margó y sus hermanas se adelantaron
y lo abrazaron y lo besaron, expresándole cuánto sentían lo
que le había sucedido y además mostrándole lo mucho que lo
querían.
Eran cerca de las doce de la noche, a Pedrito lo despertó
una especie de murmullo que venía de la cocina y que trataba
de hacerse silenciosamente “bebeseando”, como queriendo mantener
en secreto lo que ahí se compartía. Esa noche allí se encontraba
un grupo de personas cuyas voces Pedrito desconocía.
Habían llegado tarde a la casa y parece que hablaban de lo que

Las malas lenguas comentaban=Rumor has it, hear talk of, gossips are saying

Algo que las hijas no querian ventilar=air, spread, make public, talk about

Inquietud=concern, worry

Bebeseando. Sonido suave creado por la unión de los labios al hablarse en voz baja casi imperceptible.



.126. JUAN B. GUERRERO A.
le había sucedido a don Rondón en el mercado. Las únicas voces
que parecía conocer el muchacho era la voz de su tío Rondón,
y la de don Victorio, quienes intercambiaban ideas con los
asistentes, tratando de clarificar pormenores relacionados con
el atentado de que fue víctima don Rondón.
—¡Te lo dije, Rondo! —Expresó airadamente don Victorio—
Ese personaje, Félix Bernardino, no es más un esbirro, un
testaferro del gobierno trujillista. Desde el momento en que no
aceptamos ser parte de la creación de un grupo para planear un
reconocimiento multitudinario a Trujillo, parece haberse dado
cuenta de que no somos trujillistas. —Ese grupo de campesinos
y hacendados fue conformado años más tarde como el denominado,
“Los Jinetes del Este”, que participaron en el desfile del
millón para reclamar el retorno al poder de Trujillo—. Estoy
convencido, —continuó hablando don Vito— de que por eso
casi te mata. Hay que tener cuidado pues podría intentarlo de
nuevo. Y no solo contigo, sino contra cada uno de nosotros. El
jefe es un hombre rencoroso y sus seguidores, como ese Bernardino,
les gusta hacerle los trabajos sucios en contra de aquellos
que se oponen a su política dictatorial. Todos los allí presente
saben quién te dio el martillazo, pero ¿quién se atreve a acusarlo?
Tú sabes que en este país la justicia está al servicio de esta dictadura.
—No te engañes, lo que sucedió, no tenía nada que ver
con la compra agrícola, ni con los préstamos bancarios. Eso fue
solo una excusa para hacerte daño. —Añadió otro de los que se
encontraban reunidos en la cocina.
—¿Y qué vamos a hacer? —Se oyó a otra voz preguntar.
—No creo que haya que hacer nada por ahora. Es imposible
declararle públicamente la guerra al gobierno. Sólo recordemos
que debemos tener mucho cuidado con ese señor. Parece

Intercambiar ideas=Exchange, swap

Clarificar pormenores=Details, particulars

Multitudinario=mass meeting

Rencoroso=spiteful; nasty, resentful, bitter

Expreso airadamente= angrily

No es mas un esbirro [henchman, un testaferro [front man] del gobierno

MI AMIGO EL FRAMBOYÁN .127.
que tienen a Rodo en la mira, y seguramente está respaldado
por el servicio de inteligencia de Trujillo. Ustedes saben lo desalmado
que son esos calieses del gobierno; si se atreven a matar a
jóvenes, cuánto más a los miembros de este grupo que ya pasamos
esa etapa de la vida… ¡Hay que tener cuidado!
Pedrito no supo qué pasó esa noche. Había caído rendido
al escuchar cuando se despedían los visitantes. Para su mente de
niño, aunque era la primera vez que oía esto, nada de eso parecía
tener sentido.
Varios días después un grupo de militares llegó a la casa.
Cortésmente pidieron permiso para pasar. Estaban interesados
en hablar con don Rondón, quien todavía se encontraba recluido
en la casa como resultado de la herida en la cabeza. Algunos
de los que entraron se consideraban amigos de la familia. Se fueron
a un lugar apartado de la casa y de manera confidencial le
comunicaron algunos peligros que estaba corriendo la familia.
La razón de la visita, de acuerdo a lo que se habló esa noche, era
advertirle amigablemente a la familia que había que tener cuidado
con las actividades que se llevaban a cabo en la casa. Alguien
que se preciaba de trujillista había denunciado que se estaban
haciendo reuniones subversivas en la misma. De hecho,
expresaron, se había recibido una comunicación de la capital
pidiendo que se investigara cuidadosamente los pormenores de
la denuncia y por eso estamos aquí.
—Claro, expresó uno de los militares, nosotros somos de
este pueblo y ustedes son personas muy queridas, y no queremos
que la cosa pase de una simple denuncia. Ustedes saben lo que
son las órdenes superiores.
—Hace varios días, —contestó don Rondón—, algunos
amigos vinieron a visitarme por el problema que tuve en el mercado
donde alguien me atacó con un martillo. Eso fue todo.

Calieses. Así le llamaban a los miembros del servicio secreto durante la tiranía de Trujillo. Se caracterizaban por su crueldad y ciega lealtad al tirano.

Ustedes saben lo desalmado [cruel, heartless] que son ….

Alguien que se preciaba de trujillista=pride o.s. on sth

Una simple denuncia=make or file a formal complaint

.128. JUAN B. GUERRERO A.
Los militares quedaron complacidos con la respuesta. Y no
se habló más del asunto. Sin embargo, mientras salían, Ernesto
quien era amigo de infancia de don Rondón, le pidió al grupo
de militares que andaban con él que por favor esperaran en los
vehículos porque él quería saludar a doña Rosario.
Mientras ambos caminaban hacia la habitación, se detuvieron
en la cocina y en voz baja el militar empezó a dirigirse a
don Rodo de manera personal…
—Rodo, —dijo Ernesto— tú sabes que somos amigos de
muchos años y que a ti sería la última persona que yo permitiría
que le hicieran daño…Por favor, cuídate porque miembros del
SIM, especialmente su director Johnny Abbes García, tienen
supuestamente noticias fidedignas de tu participación en reuniones
anti trujillista. Pero gracias a Dios no saben que tú y yo nos
conocemos desde los años de infancia.
—Te agradezco la advertencia. ¡Muchísimas gracias, hermano!
—Respondió don Rondón.
Después de saludar a doña Rosario, Ernesto salió y se unió
al grupo de militares que lo esperaban ansiosamente en los vehículos
para partir. ¡Ahí quedó todo!...

Quedaron complacidos con la respuesta=were pleased, satisfied with